Jugadores de peso en la plantilla están inconformes con las decisiones de Josep Maria Bartomeu y su equipo de trabajo. Los errores se repiten y en el club no se notan cambios que puedan redirigir los objetivos blaugranas. 

El dardo hacia la presidencia ha venido de Ivan Rakitic. El croata parecía estar de salida con Ernesto Valverde, pero Quique Setién ha recuperado su mejor versión. Ahora, ocupando el lugar que está acostumbrado en el equipo, ha querido presionar a los que toman decisiones erradas últimamente.

Las duras palabras del centrocampista fueron: «He valorado salir en este mercado de invierno. Puedo decir muy claro que han sido varias cosas las que no me han gustado, pero aquí no estamos para reír y hacer alguna bromita. Lo mejor para el club tiene que ser también lo mejor para nosotros. Han sido tiempos difíciles, pero he pasado página y no quiero pensar demasiado en ello».

Uno de los infravalorados da su punto de vista, el cual es respaldado por el grupo. Gran demostración de la confusión dirigencial que existe. 

Bartomeu tiene mucha tarea por hacer, pues de momento, los resultados no transmiten tranquilidad al mundo culé. ¿Servirá la ventilación de Rakitic para abrir los ojos de unos cuantos?