El joven sensación del Benfica es Rafael Brito. Este pivote no ha debutado con el primer equipo del club portugués, pero ya el Real Madrid, Barça y Liverpool quieren ficharlo. Sus condiciones técnicas y despliegue físico con 1,84 metros de estatura han maravillado a todos los ojeadores que se acercan para determinar si se trata de un talento diferente.

Rafael Brito nació en Almada y es de la categoría 2002. Desde los 8 años de edad se unió al Benfica y no ha parado de evolucionar futbolísticamente hablando. Le sobra personalidad y eso también lo llevó a la Selección de Portugal desde la Sub-15 hasta la Sub-19.

Es el principal líder del Benfica B y el club no ha tardado en darle una cláusula de rescisión de 45 millones de euros, la cual se hará efectiva con su debut en el primer equipo.

Rafael tiene una buena salida de balón y enorme capacidad para cubrir gran parte del terreno de juego con su recorrido. Sus características son de un centrocampista de corte y juego, al mejor estilo de Casemiro.

La guerra de potencias está en desarrollo, buscando evitar que Rafael Brito, en caso de tener un rendimiento destacado con el primer equipo, termine disparando su valor de mercado. Florentino Pérez, Josep Maria Bartomeu y Tom Werner saben lo que está en juego.