Lo que ha conseguido Pep Guardiola como entrenador no se puede ocultar, no solo los títulos avalan el cambio que significó su llegada a los banquillos para el fútbol, sino la manera en que transformó la percepción del juego para muchos conocedores del Deporte Rey. Dentro de su carrera como técnico, el catalán ha recibido críticas de importantes jugadores por la relación algo distante e interesada que demuestra. Zlatan Ibrahimovic, Samuel Eto’o, Franck Ribéry, Yaya Touré, Thomas Müller, Dante Bonfim eran los integrantes de la lista de jugadores que no comulgaron con el Filósofo, ahora se suma Mehdi Benatia.

Benatia compartió con Pep Guardiola en el Bayern Múnich, el franco-marroquí fue una apuesta del catalán para su defensa. No obstante, su relación fue extraña por la poca importancia que le da el de Sampedor a las relaciones interpersonales.

También te puede interesar: ESTRATEGIAS PARA APOSTAR AL FÚTBOL

En una entrevista para RMC Sport, Benatia reveló cómo fue la relación con el actual técnico del Manchester City. «Es mi opinión y muchos la comparten. Guardiola es alguien que no le da mucha importancia al lado humano. Él dice que es porque ha tenido decepciones en el pasado», decía el jugador del Al Duhail Sports Club de Qatar.

El zaguero contó cuáles fueron las primeras palabras con de Guardiola cuando se conocieron: «Te compré, te quería. Tienes esta cualidad y la otra cualidad. Necesito esto, te enseñaré esto y aquello, estás aquí para hacer lo que te digo, pero no estamos aquí para ser amigos».

Guardiola, el genio táctico sin humanidad

A pesar de que Benatia critica la falta de tacto por parte de Guardiola, también admite que es probablemente el mejor del mundo en el aspecto táctico. «Te muestra cómo posicionar tu cuerpo, cómo controlar la pelota para que tus hombros estén completamente orientados hacia el juego. Tácticamente siempre luchará por la superioridad en el centro del campo, quiere jugar. No hice sprints con él en dos años. Es quizás el mejor del mundo a nivel táctico. Cuando llegué al Bayern tenía 28 años y creo que muchos conocimientos de fútbol. Sin embargo, cada día tenía la impresión de descubrir una nueva faceta del fútbol», finalizó el central que quedó contrariado por su experiencia.