Mauricio Pochettino salió del Tottenham y ha tardado más de lo previsto en encontrar nuevo club. Cuando estaba al mando del equipo londinense, le llovían las ofertas de grandes instituciones. El motivo por el que no ha fichado por el Bayern de Múnich u otro de los clubes que se encuentran interesados en sus servicios, se debe a un vínculo que todavía mantiene con los Spurs. 

El dinero mueve todo y en este caso es el principal obstáculo de Pochettino para volver a sentirse vivo desde un banquillo.

De acuerdo a la información revelada por Daily Mail, el Sheriff de Murphy debe pagar 11 millones de euros al Tottenham como compensación si quiere dirigir esta temporada a otro equipo. 

El Bayern de Múnich le dio la confianza a Hans-Dieter Flick hasta el final de temporada, pero pensando en que Pochettino pueda hacerse cargo del proyecto la siguiente campaña. 

También hay otro interesado, se trata del Manchester United, ya que Ole Gunnar Solskjær no tiene crédito. Tan solo se mantiene porque un cambio a estas alturas podría ser más perjudicial. 

En resumidas cuentas, es prácticamente imposible que Mauricio Pochettino prefiera abonar los 11 millones de euros este curso, por lo que tendremos que esperar al próximo verano para conocer el nuevo proyecto deportivo donde participará.