Portada » MÁS FÚTBOL » Porteros Goleadores

Porteros Goleadores

Porteros Goleadores

Confiésalo. Todos lo hemos hecho alguna vez. Cuando nuestro equipo pierde por un gol y, queda poco tiempo, chillamos desde el sofá: ¡Que suba el portero!

Yo soy de los que lo pide casi desde el minuto 60; porque el gol del portero es justicia poética, es rebelarse contra lo establecido, es la vida en un minuto y… es algo tan infrecuente que, en la historia de La Liga, sólo ha sucedido dos veces en jugada que no sea lanzamiento directo; Aranzubía hace 10 años y Bono, portero del Sevilla, para marcar el empate a uno, cuando el partido en Valladolid agonizaba.

Y confieso también que no sabía este dato, que he tenido que buscarlo y, que escribo, como se han escrito muchos artículos esta semana, reaccionando a ese gol del portero sevillista. Imagino que en Triana no se hablaría de otra cosa este fin de semana; aunque nada comparable al gol de otro portero sevillista, Palop, hace unos años en la UEFA, que dio el pase a la siguiente ronda.

Otros porteros habían conseguido marcar en liga, sin ir más lejos Dmitrovic, portero del Eibar esta misma temporada (también he constatado en esta búsqueda de datos que es la primera temporada en la historia de la liga que dos porteros diferentes consiguen anotar) o hace unos años veíamos a Toni Prats del Betis marcarle un gol de falta a Casillas.

También te puede interesar: ESTRATEGIAS PARA APOSTAR AL FÚTBOL

A nivel internacional, nos viene el recuerdo de otros porteros goleadores, Chilavert o Higuita quizás son algunos de los que crearon escuela y, en Europa otros como Peter Schmeichel histórico portero del Manchester United y de la selección danesa, también consiguieron cifras goleadoras elevadas para las cifras habituales de un guardameta. No consiguió anotar, pero ¿Quién no recuerda, en aquel final agónico, la imagen de Schmeichel subiendo a rematar en las postrimerías de la final de Champions de 1999 frente al Bayern de Munich?

Tengo la impresión de, que cada vez va a ser más habitual ver que los porteros asuman responsabilidades de ataque en situaciones concretas. El puesto de portero ha ido perfeccionando su control de balón con los pies y en el inicio de las jugadas; pero creo que por mucho que se implique el portero en otros aspectos del juego, ver al portero subir a rematar siempre va a despertar un interés especial, porque, reconocedlo también, cuando un portero sube a rematar, todos queremos que marque.

Imagino que los más pragmáticos y, seguramente la mayoría de entrenadores, insistan en que si tiene que marcar el portero en el 94 es que seguramente antes no se han hecho las cosas bien, pero los que no tenemos responsabilidades técnicas y, somos de dejarlo todo para el final, vamos a seguir gritando:

¡Que suba el portero!

Ir arriba