Las manías (y el odio oculto) que destapan en la vida de Ángel Di María

Ángel Di María es de esos jugadores que dejan su sello en todos los equipos por donde pasa. La gran calidad del rosarino es conocida por todos, pero lo que ha quedado a la luz pública esta vez son algunas de sus manías y el odio que guarda a una experiencia deportiva. Uno de sus compañeros más jóvenes en la plantilla del PSG fue quien no se mordió la lengua al dar algunos detalles del argentino. 

El joven portero polaco del PSG llamado Marcin Bulka, se encargó de filtrar secretos de Di María

«Le encanta bromear y vacilar a todo el mundo. Tiene una rutina en los entrenos muy graciosa. Todos los días hace exactamente lo mismo. En el gimnasio, siempre tiene que usar la misma bici», comenzaba contando bastante distendido Bulka.

También te puede interesar: ESTRATEGIAS PARA APOSTAR AL FÚTBOL

A esto agregó una anécdota graciosa que muestra otra de sus manías: «Una vez en las duchas había siete vacías y Mitchel Bakker se estaba duchando en la que solía usar él. Ángel no quiso ducharse en otra y le dijo a Bakker que saliera. Le tuve que explicar a Mitchel que esta era la ducha de Di María porque Ángel no habla francés después de siete años en Francia. Al salir de la ducha, siempre se seca igual, primero los hombros, luego, las piernas y la cabeza»

El odio oculto de Ángel Di María

Una etapa en la carrera de Di María es motivo de odio según lo que comentó Bulka en otra parte de su entrevista para Youtube Foot Truck: «Odia su etapa en el United. No tiene ni un buen recuerdo allí. Cada vez que ve que ponen algún partido del United en alguna pantalla va y lo quita». La verdad es que no le fue bien en el Manchester United de Louis van Gaal con menos química del último tiempo.