Luís Figo sacó provecho de una de sus peores experiencias

Luís Figo

Luís Figo

Luís Figo es recordado por ser uno de los futbolistas portugueses más desequilibrantes. Su estilo de juego tan incisivo hizo que todas las miradas se posaran en él. Aunque no solo esto le dio gran impacto mediático, ya que también protagonizó uno de los momentos más polémicos en la historia del fútbol español, pasando del Barcelona al Real Madrid en el año 2000, a cambio de 60 millones de euros.

Una de las peores experiencias que le tocó vivir fue cuando regresó al Camp Nou, donde lo recibieron como un traidor. En una jugada puntual de aquel partido, Figo se acercó a cobrar un tiro de esquina, pero todo se complicó cuando empezaron a llover toda clase de objetos.

Una Coca-Cola salvó a Figo

El portugués en un acto en Belem, contó lo que recuerda de ese momento: «Yo era el encargado de lanzar los saques de esquina y estaba concentrado porque quería hacer mi trabajo de la manera más profesional posible. Pero llegó un momento en el que no podía porque era tal la cantidad de objetos que caían que no sabría decir ni lo que era. Lo único que recuerdo es que me vino bien. Por entonces, a mí me patrocinaba Coca-Cola y vi una botella en el césped y la cogí como si estuviera rodando un anuncio».

Este momento le sirvió para hacer publicidad a la Coca-Cola y ganar un mayor respaldo de la empresa para ese entonces. Al final, el momento de tensión se transformó en un impulso para su imagen.

A todo esto, Figo agregó sobre lo que le habían lanzado en el partido: «Al día siguiente tuve la oportunidad de ver en los periódicos que cayeron botellas de whisky, cabezas de cerdo… había un poco de todo». Hasta hoy, el nombre de Figo en Barcelona es símbolo de una traición que fue dolorosa para los culés.

shares