Take Kubo cumplió el sueño de su ídolo Keisuke Honda

Take Kubo

Take Kubo

La irrupción de Takefusa Kubo en el Real Madrid llenó de júbilo a 130 millones de japoneses. El habilidoso mediocampista creativo apareció en los entrenamientos blancos para pintarle la cara a más de un campeón del mundo de la plantilla. Es probable que este año tenga un papel secundario alternando algunos partidos entre el Castilla de Raúl González y el primer equipo, aun así, cumplió el sueño de uno de los jugadores más llamativos de la historia de Japón, Keisuke Honda.

El rubio de pegada explosiva cuando estaba en su mejor momento tenía un sueño, jugar en el Real Madrid. Según información revelada por Sports Nippon, Honda en su adolescencia tenía una obsesión con las estrellas del Real Madrid de ese momento, al salir de los entrenamientos no se perdía los partidos de la Liga Española.

Honda ya con 33 años tendrá que conformarse con ver a un compatriota triunfar en el Real Madrid. No se puede decir que tuvo una carrera mediocre, ya que fue uno de los encargados de poner al futbolista japonés en el radar europeo. Hace unos años el Valencia y Sevilla buscaron su contratación, terminó escogiendo el Milán. Después de eso se perdió en la Liga MX con el Pachuca y bajó su rendimiento considerablemente, de seguro ahora no le importaría acabar su carrera en España.

 

Takefusa Kubo muestra el camino

La formación en el fútbol japonés es sobresaliente y le está ganando por goleada a otros países que tienen mayor tradición en el balompié. De seguir por este camino, en unos años Kubo no será el único en cumplir el sueño de Honda, se unirán a la lista unos cuantos nipones.

El pasaporte sigue pesando en el fútbol, pero esta clase de situaciones reducen las diferencias evidentes en cuanto a la percepción de algunos equipos.

 

shares